"El Trinche" Carlovich

MUCHOS RECORDARÁN, o habrán oido hablar, del 3 a 1 de Rosario a la Seleccion Argentina allá por el año 1974.

Y es bueno detenerse en la figura de aquel encuentro, como lo llamó El Gráfico “UN TAL CARLOVICH”

La historia de los Carlovich comienza en Yugoslavia.

Y desde allí en los inicios de la década del ’30, Mario Carlovich se vino y decidió instalarse en el barrio Belgrano de la ciudad de Rosario y trabajar allí como plomero, arreglando o destapando cañerías. Allí Mario formó su familia, se casó y tuvo siete hijos. El último, “Tomasito”, fue quién llevó ese apellido a la leyenda.

Aquel niño nacido un 20 de abril de 1949 y que jugaba en los descampados de su barrio fue descubierto enseguida y lo llevaron a las inferiores de Rosario Central pero su máximo potencial lo consiguió en el Central Córdoba de la misma ciudad, entre la década del ’70 y su retiro definitivo en 1986, con cuatro pasos distintos por la entidad.

Felipe Tomás Carlovich era un jugador de mediacancha, número 5 para ser más especifico.

Con Central Córdoba consiguió el ascenso de 1973 (uno de los equipos que mejor fútbol vio la ciudad) y el ascenso de 1982. Pero en 1972, el conjunto charrúa perdió veinte puntos y la imposibilidad de jugar como local en Rosario y en un radio de setenta kilómetros: Jugando en San Nicolás de los Arroyos y reventando las recaudaciones, Central Córdoba hizo una de las mejores campañas de su historia, surgiendo para el periodismo especializado, el “Trinche” Carlovich, el ídolo del Barrio Tablada.
Su carrera como se mencionó comenzó en Rosario Central hacia fines de los 60 (llegó a jugar un partido en 1969 con la casaca auriazul en Primera) y pasó por Sportivo de Bigand y Flandria fugazmente en esos años, pero no fue sino en Central Córdoba que adquiriría el cartel de ídolo.

En el Charrúa jugó entre 1971 a 1974 (Campeón en 1973), en 1978, entre 1980 y 1983 (Campeón en 1982, asciende a la divisional “B”) y 1986. Con un total de 236 partidos y 28 goles para los de barrio Tablada.

Jugó también en Mendoza (Independiente Rivadavia -con el cual le ganó al Inter de Italia por 3 a 1 en un amistoso que Carlovich recuerda como una de sus mejores actuaciones- y Deportivo Maipú) y en Colón de Santa Fe.

Para definirlo mejor que mejor que algunos de los comentarios que gente del fútbol que lo conoció ha hecho y sus propios dichos:

LO QUE DICEN DE ÉL

"El Trinche" Carlovich

César Luis Menotti: “Carlovich fue uno de esos pibes de barrio que, desde que nacen, tienen como único juguete la pelota. Entre él y la pelota había una relación muy fuerte. La técnica que tenía lo convertía en un jugador completamente diferente. Era impresionante verlo acariciar la pelota, tocar, gambetear… Claro que, al mismo tiempo, durante su carrera no encontró reservas físicas que sostuvieran todas las condiciones técnicas que tenía.

Además, desafortunadamente, tampoco tuvo a nadie que lo acompañara y lo comprendiera. Es una pena, porque Carlovich estaba llamado a ser uno de los jugadores más importantes del fútbol argentino. Me acuerdo que lo vi jugar en un combinado de Rosario contra la Selección Argentina y fue el mejor hombre de la cancha. Y eso que, entre otros, había monstruos como Miguel Brindisi. Verlo era un deleite. Después no sé qué le pasó. Tal vez lo aburría el fútbol profesional. A él le gustaba divertirse y no se sentía a gusto con algunos compromisos”.

Roberto Fontanarrosa: “El Trinche era un fenómeno. Hacía cosas que nadie esperaba. Era habilísimo y le pegaba a la pelota, además de fuerte, con una variedad de golpes fabulosa. Anticipó cosas que después se le vieron a Borghi. Carlovich era un atorrante; cuando jugaba en las inferiores de Central, Ignomiriello tenía que ir a buscarlo a la casa para que fuera a entrenar. Coincido con los que dicen que fue uno de los mejores jugadores argentinos”.

Aldo Pedro Poy: “No entiendo por qué no llegó a jugar en algún club importante. Tenía unas condiciones técnicas extraordinarias. Era medio lento, pero muy hábil. Y guapo. Todavía no vi otro cinco como él. Aquel partido de la Selección con el combinado de Rosario, en el que yo jugué para la Selección, Carlovich la rompió. No lo podíamos parar, ni a él ni a sus compañeros. Nos ganaron 3 a 1 porque pararon la máquina y al “Trinche” lo sacaron a los 15′ del segundo tiempo, si no…”

Ubaldo Matildo Fillol: “Descubrí a Carlovich en un amistoso de la Selección Argentina que se preparaba para el Mundial de Alemania -y que yo también integraba- contra un combinado rosarino. Ese día la descosió. Tenía un dominio de la pelota y un panorama increíbles. Fue el mejor cinco que vi en mi vida”.

Eduardo Quinto Pagés (arquero, ex compañero en Central Córdoba): “Yo en Central Córdoba tengo la valla menos vencida de su historia, 606 minutos. Tenía una defensa fantástica, pero ¿quién nos iba a hacer goles? ¡Si estábamos siempre en el arco de los contrarios! Nos llevaba el Trinche para allá. Entonces, yo tengo que pensar que eso que tengo es gracias a él.

Yo salí campeón con Central Córdoba y salí campeón porque el Trinche estaba en el equipo nuestro”.

Carlos Timoteo Griguol: “Carlovich tenía condiciones técnicas únicas. Al marcarlo, el tipo desaparecía por cualquier lado y con él desaparecía el balón”.

Mario Nicasio Zanabria: “Carlovich era el mejor resumen del potrero. Era zurdo, pateaba tiros libres, tiraba caños dobles, sombreros dobles, la pisaba de acá para allá, no se la podían sacar. Era desfachatado y pachorriento. Jugaba como si estuviera en el patio de su casa. Creo que nunca fue figura porque no le interesaba crecer profesionalmente y detestaba la alta competencia”.

José Néstor Pekerman: “El mejor cinco que vi en mi vida, lo incluyo en mi once ideal”.

Diego Armando Maradona: Cuando llegó a Rosario para jugar en Newell’s, un periodista le confesó el orgullo por recibir en Rosario “al mejor jugador”. Diego, rápido como siempre, contestó: “El mejor jugador ya jugó en Rosario y es el ‘Trinche’ Carlovich”.

FRASES DEL TRINCHE

"El Trinche" Carlovich

“Llegar. ¿Qué es llegar? La verdad es que yo no tuve otra ambición más que la de jugar a la pelota. Y, sobre todo, de no alejarme mucho de mi barrio, de la casa de mis viejos, de mis mejores amigos. Además, yo soy una persona solitaria. Cuando jugaba en Central Córdoba, si podía, prefería cambiarme solo, en la utilería en lugar del vestuario. Y no se trata de no tener buena voluntad o ser agrandado, solo me gusta estar tranquilo”.

“Es cierto que me sentaba en la pelota durante el partido. Pero no era una provocación. Por ahí ellos no presionaban y yo estaba un poco cansado”.

“Una vez me vinieron a buscar del Cosmos de Pelé. Estaba todo listo y se cayó. Después pasó lo mismo cuando estaba por ir a Francia. Igual, siempre disfruté de estar cerca de mi casa y jugando al fútbol”.

“A mí me sigue sorprendiendo la gente. En todos lados. La otra vez estuve en Mendoza que hace veinte años que no iba y salían de los negocios, en el restaurante que comía cuando jugaba allá me tenían la mesa reservada, había tres mil personas en el estadio. No es fácil todo eso. O por ahí viene un pibe que nunca te vio jugar, porque ni siquiera hay videos y te dice que sos su ídolo porque andá a saber lo que le contó el padre o el tío”.

“Los jugadores de la Selección Argentina se habían puesto nerviosos. Nos insultaban porque no les salían las cosas. Pero esos partidos son especiales. Capaz que jugás 200 y perdés todos. Aunque esa vez les ganamos 3 a 1″.

“En Central Córdoba me daban premio por los caños”.

“Con lo del fútbol espectáculo y todas esas cosas, me di el gusto de jugar con todos. Menos con el Diego. Jugué con Alonso, Bochini, Kempes, Fillol, con todos. Y de los de ahora me gustaría jugar con Pablo Bezombe. Me divierte, tiene calidad. No toca la pelota, la acaricia. Por él volví a la cancha. ¡En serio! Hace mucho que no iba y ahora voy todos los sábados. Me gustan los jugadores distintos y, lamentablemente, si antes eran diez buenos y alguno regular, ahora con suerte ves a uno o dos que jueguen lindo. Y encima al que tira un caño lo levantan por el aire, ¿qué es eso?”.

“Mi principal virtud era querer la pelota a cada rato. Si no la tenía me desesperaba”.

“En Rosario Central sólo me pusieron en un partido de Primera, contra Los Andes. Pero en esa época no había lugar para mí. Era el final de los años sesenta y el técnico Miguel Ignomiriello prefería a otro tipo de jugador. Así que me fui a Central Córdoba”.

“Acá en Rosario, se han inventado un montón de cosas acerca de mí. Pero no son verdad… A los rosarinos les gusta contar cuentos. Algún caño de ida y vuelta habré hecho, pero no es para tanto”.

“Nunca me gustó cafetear en los bares o ir a los bailes. La única diversión mía siempre fue jugar a la pelota”.

“Central Córdoba es lo más grande que me dio la vida”.

“El otro día fui a la casa de un amigo que la hermana le había traído unos botines y una pelota de Estados Unidos. Los botines pesaban menos que cien gramos de mortadela (risas) una cosa de locos, le podías sacar la suela y qué sé yo. Me dijo que son los que usa Beckham, y lo que no entiendo es cómo alguien le puede pegar mal a una pelota con semejantes zapatos. Y un muchacho, que se operó las dos piernas, me contó que ya jugó dos partidos y yo no lo podía creer. Cuando pueda, me voy a operar la otra cadera y te aseguro que si puedo volver a jugar, aunque sea un ratito, me vuelvo loco. Creo que no aguantaría la emoción, ¡si hace como diez años que no toco una pelota! Bah, ese día, en la casa de éste amigo, la agarré un cachito, ¿viste? Pero no soy arquero, yo la tengo que tocar con los pies. El tacto yo lo tengo en el pie”.