“Gigante de Arroyito”

HASTA EL AÑO 1927 Rosario Central, y antes de que se asentará definitivamente en los terrenos donde hoy se emplaza el Estadio Mundialista “Gigante de Arroyito”, usó diferentes campos de juego para la práctica del deporte.

Esta es una breve historia de las canchas auriazules desde los comienzos en terrenos de los ferrocarriles hasta el presente en lo que es el “Templo Auriazul”.

PRIMERAS CANCHAS: EN LOS FERROCARRILES Y PLAZA OLDENDORF

Los Sres. W. O. Lucas y T. G. Russell admiradores del “Central Argentine Railway Athletic Club” (como se lo conocía en sus comienzos a Rosario Central) consiguieron, dentro de los terrenos de la empresa (el F. C. Central Argentino), el espacio para instalar la primera cancha de en que se iniciaron las prácticas de fútbol al tiempo de la fundación del club en 1889.

Esta cancha estaba ubicada entre el Portón Nº 3 y Portón Nº 4, en las proximidades del Pasaje Celedonio Escalada (en ese entonces Pasaje de Las Cadenas).

Debido a que los la empresa ferroviaria solicitó la devolución de estos terrenos al necesitarlos, pocos años después de su fundación, en 1896, se construyó la que fue llamada Plaza Oldendorf y que estaba ubicada en la Avda. Alberdi y Jorge Harding, pero al lotearse esos terrenos, el club se vio nuevamente obligado a buscar un lugar donde poder desarrollar sus actividades deportivas, sin que estas contrariedades disminuyeran en lo más mínimo el entusiasmo de sus dirigentes y sostenedores.

LA QUINTA SANGUINETTI

“Quinta Sanguinetti”

Fue así como se llegó a la Quinta Sanguinetti en 1902. Era la famosa “cancha del cruce” o “la cancha de Talleres” (en honor al nombre del barrio, el cual coincidía con el nombre como se lo conocía popularmente al club en ese entonces), donde empezaron a surgir con carácteres propios grandes figuras de nuestro fútbol. Eso era al comienzo nada más que un descampado pues no se dejaban de noche ni tan siquiera los arcos ya que la experiencia les había hecho comprender que no faltaría vecino aprovechado que los empleara cómodamente como leña.

Poseían nada más que una casilla y cuando se hacía práctica de fútbol, previamente los entusiastas deportistas tenían el trabajo de colocar los arcos, que al final eran nuevamente desarmados.

Desfilaron por esa cancha grandes valores de Rosario Central y con esto se siguió reafirmando considerablemente su personalidad y prestigio. Tanta fue la popularidad que el equipo fue ganando que se debió construir una tribuna de 25 metros para dar cabida a los simpatizantes centralistas. En la quinta Sanguinetti se siguió hasta el año 1918, pero hubo posteriormente que cambiar de cancha nuevamente.

VUELTA A LOS FERROCARRILES

No se alejaron de la zona, y lo que hicieron fue volver a las inmediaciones del lugar inicial pues la cancha se instaló en 1919 en terrenos de la empresa del F. C. C. A., cerca de la Estación Castellanos, por Avda. Alberdi.

El estadio de Rosario Central permaneció en ese lugar hasta 1924. Pero el 1° de agosto de 1925, luego de una asamblea, se decidió romper finalmente con el vínculo que Rosario Central tenía con el Ferrocarril. De esta manera se producía la absoluta independencia de la entidad de la empresa ferroviaria donde se había iniciado y dejó los terrenos para dar los primeros pasos que habrían de conducirlo a la construcción de su actual estadio. El 28 de noviembre de 1925 la Municipalidad le concedió al club, por el término de 20 años, el terreno de la Avda. Génova y Juan B. Cordiviola en el que actualmente se emplaza el estadio canaya.

CERCA DEL PARQUE DE LA INDEPENDENCIA

Durante la construcción del nuevo estadio, Rosario Central salió por un breve tiempo de su emplazamiento habitual en zona norte y se acercó al sur rosarino. En la cancha del Club A. Bolsa de Comercio, situado en Avda. Ovidio Lagos y E. Zeballos, actuó en los años 1925 y 1926.

GÉNOVA Y CORDIVIOLA

“Gigante de Arroyito”

Su paso por la cancha de la Bolsa no fue nada más que transitorio, pues el 1º de diciembre de 1927 comenzó a jugar en el actual estadio emplazado a la orilla del río Paraná con tribunas que ofrecían comodidad para 7.000 espectadores.

La primera actuación oficial en ese campo de juego tuvó un grato recuerdo: ese día el primer equipo de Rosario Central se impuso a su tradicional adversario, Newell’s Old Boys, por 4 tantos contra 2.

“Gigante de Arroyito”

Para el año 1928 se comenzó con una ampliación del estadio que contaría con una construcción completamente de hormigón armado para 35.000 espectadores (solamente el estadio de Independiente contaba con una instalación similar en toda Sudamérica en ese entonces) y plateas con butacas pullman únicas en Rosario en su época.

Finalmente, el 27 de octubre de 1929 se inauguraron estas nuevas obras con en un encuentro amistoso ante Peñarol de Montevideo, finalizado en empate.

Hacia 1946, al aproximarse la fecha de vencimiento de la concesión, el presidente club (Roberto Monserrat) compró un terreno de 38.000 metros cuadrados ubicado en las calles Iriondo y Avenida Pellegrini con la intención de construir su estadio (se planeaba llamar al mismo “Estadio Monumental” en un comienzo). El terreno pertenecía al Ferrocarril y fue sometido a remate público.

En 1951 el club rosarino le entregó al municipio esos 38.000 m2 que había comprado entre las calles Iriondo y Pellegrini a cambio de los 35.000 m2 que ya utilizaba desde 1927 en Cordiviola y Avenida Génova y en donde ya tenía su estadio. La negociación fue exitosa y de esta manera, Rosario Central pudo hacerse de la propiedad definitiva de los mismos el 26 de junio de ese año.