Primer equipo de Boca Juniors (1940)

EL TORNEO DE PRIMERA DIVISIÓN del año 1940 fue uno de esos plagado de suspicacias y casos raros.

Delfín Benítez Cáceres

Para los libros, y para la historia minimalista en la que vivimos, lo que posiblemente figuren sean el campeón y el goleador del mismo: Boca Juniors con 55 puntos fue el campeón (24 victorias, 7 empates y 3 derrotas; 85 goles a favor y 36 en contra) y Delfín Benítez Cáceres de Racing e Isidro Lángara de San Lorenzo fueron los goleadores con 33 goles (Arsenio Erico el goleador histórico del fútbol argentino de Independiente terminó 4° con 29 goles).

Isidro Langara

Pero esos no son los datos curiosos que convertirían a ese campeonato en, al menos, “curioso”…

Y el primero de los “detalles” tuvo con ver con el ascendido, uno de los equipos que jugaba su primer campeonato a nivel profesional, pese a haber sido uno de los equipos que jugó en los torneos amateurs de la AFA: el Club Atlético Banfield. Su llegada a la Primera División estuvo signada por un soborno comprobado a dos jugadores del club Barracas Central. Lo raro fue que la Asociación del Fútbol Argentino de manera insólita convalidó el ascenso, pero lo que decidió a modo de castigo es darle por perdidos los cinco primeros partidos que debía disputar (Newell’s Old Boys,  Vélez Sarsfield, Huracán, Boca Juniors y Lanús se llevaron los puntos sin siquiera jugar esos matches). Su debut, en la sexta fecha, fue contra Atlanta (los Bohemios habían comenzado bien ese torneo, aunque después caerían a los últimos puestos de la tabla, y serían actores fundamentales de otro acontecimiento interesante protagonizado en la última fecha del que hablaremos en otro de los párrafos) fue con un sólido triunfo, por 7 a 3, que de a poco iría lavando la mancha del reprochable ascenso logrado.

Otro que sufrió una suspensión, aunque sólo por una fecha, fue Ferro Carril Oeste, al que la AFA le dio por perdido su partido contra Vélez sin jugarlo (pese a esos dos puntos “de oro” otorgados, los del Fortín también serían protagonistas de la última fecha y un final “bizarro”).

Siguieron las suspicacias y ambas estuvieron relacionadas con los equipos que descenderían ese año (en esa temporada serían 2 los equipos relegados a la B). El primero de los descensos, no se dio en la cancha, sino en los escritorios de la AFA. Y tuvo que ver con otro sobornoChacarita Juniors, que se hallaba muy comprometido en los últimos lugares de las posiciones, debía enfrentar a Newell’s Old Boys de visitante. Los dirigentes del Funebrero, habían acordado una “cita” con el arquero leproso, para arreglar “detalles” en un bar de Arroyo Seco, ciudad aledaña a Rosario. Sin embargo, el portero, Ramaciotti alertó a la policia sobre el ilícito y tras agarrar a los de Chacarita con “las manos en la masa”, la AFA tomó rápidamente cartas en el asunto y se le dieron por perdidos los últimos 6 partidos (Boca Juniors, Lanús, Atlanta, Independiente, Gimnasia y Esgrima y Rosario Central) y con esto quedo condenado a jugar en la B.

Por último, Vélez llega a la última fecha con la mínima ventaja sobre Atlanta, peleando por el segundo descenso. El equipo de la V azulada, dependía de sí mismo, y quizás los partidos antes mencionados (Atlanta vs. Banfield y Vélez vs. Ferro) hayan jugado un papel importante para que se llegara con esta luz de ventaja.

José Battagliero

Los de Liniers enfrentaban a San Lorenzo y los Bohemios al Independiente que ya había salido subcampeón, y que contaba con cracks de la talla de Arsenio Erico, Antonio Sastre y Vicente de la Mata. ¿Trámite para el Rojo? Nada que ver, dado que al término de la primera etapa Atlanta se imponía por 6 a 0. Y con esto había igualdad de puntos porque Fortineros y Santos no se sacaban ventaja. En la segunda etapa, Independiente mostró una reacción notable con la conversión de 4 goles en 20 minutos. Sin embargo, Vélez no supo mantener el resultado y cayó derrotado por 2 a 0. Con esto, Atlanta mantuvo la categoria, mientras que Vélez Sarsfield tuvo que jugar en la segunda categoria del fútbol argentino.

¿Quedaban lugar para más suspicacias?

No se supo de ningún “arreglo” concreto para que Independiente se dejara ganar en la última fecha, y de esta manera posibilitar la permanencia de Atlanta. Sin embargo, más que “curioso” es el hecho que José Battagliero, zaguero del Bohemio, pasó sin costo a la institución de Avellaneda al finalizar ese torneo. NUNCA NADIE LO SABRÁ, AL MENOS NO LO CONFESARÁN ABIERTAMENTE.

_____

De yapa: En el vídeo se puede ver uno de los goles del enfrentamiento entre Boca e Independiente por la fecha 32. En el que Boca, ya campeón, se enfrentaba al segundo, Independiente el 8 de diciembre de 1940. El partido finalizó 5 a 2 a favor de Boca y con este resultado pudo demostrar porque era el justo campeón en medio un torneo de tantos hechos extraños.