Category: Newell’s Old Boys


Claudio Scalise

CLAUDIO ALBERTO SCALISE, apodado el Negro, fue uno de esos jugadores que siempre vivirán en la historia del fútbol, no sólo por su virtuosismo como puntero izquierdo, sus corridas por la banda y sus centros al área, sino más bien por la picardia que siempre lo caracterizó y su pasión por el equipo de sus amores: Rosario Central.

Scalise (junto con Chazarreta y el Tordo Palma) fue de los pocos jugadores que quedaron en Central tras el descenso de 1984, que se sufrió por impericias de la dirigencia auriazul en el desmantelamiento del equipo campeón de 1980 y los cambios de técnicos (cualquier parecido con nuestros días es mera coincidencia). La gran mayoría de los jugadores emprendieron el éxodo hacia otros destinos, pero no el Negro quien prefirió no abandonar el barco y quedarse a remarla para el retorno a primera.

Primer equipo de Rosario Central (1985)

Y justamente, 1985 no fue un año más para los canayas, con un equipo de recordadas figuras y bajo la dirección de Pedro Marchetta, Central logró el tan deseado ascenso a Primera División y demostró una vez más (como ocurriera en 1942 y 1951) que la segunda categoría le quedaba chica, y que su merecido lugar no es otro que en Primera.

Claudio Scalise

Ese equipo sin embargo, por esas cosas raras de la AFA, Rosario Central tuvo que estar parado por seis meses tras conseguir el ascenso. Con las reestructuraciones en el formato del torneo recién empezaría a competir en el segundo semestre de 1986. Por esta razón, Central tuvo que ceder a préstamo a sus jugadores a otros clubes (que todavía jugaban el Campeonato de Primera División 1985/86) para que estos no perdieran estado físico, ni ritmo de competición. Y así como Palma tuvo que vestir la camiseta de Colón durante esos seis meses de impasse, el Negro Scalise se probo la de Boca Juniors.

A su vuelta al club, fue uno de los artífices de uno de los momentos históricos más recordados por todos los canayas. Dado que se consagró campeón de Primera en el mismo año de su regreso (Campeonato 1986/87). De la mano de Don Ángel Tulio Zof ese equipo quedaría en los anales del fútbol argentino como el primero en salir campeón de la B y de la A en torneos consecutivos (y hasta la fecha el único).

Ahora bien, si uno quiere ligar el nombre de Claudio Scalise con un momento en particular, lo que viene a la cabeza del hincha no son ninguno de esos años de idas y vueltas de Central, y ni siquiera fue un partido en que defendiera los colores auriazules… o quizás sí.

Claudio Scalise

Fue durante el semestre que jugó en Boca y más precisamente en el último partido con la camiseta xeneise antes de su retorno a Arroyito. Boca Juniors y Newell’s Old Boys (el eterno rival canaya) jugaban la final de la Liguilla para ver quien clasificaría a la Libertadores que se jugaría en el segundo semestre de ese ’86.

El 8 de junio en la Bombonera, Newell’s logró un triunfo más que esperanzador, dado a que regresaba a casa con una ventaja de 2 a 0 (ambos goles del Tata Martino). Sin embargo, siete días después, el domingo 15 de junio en la cancha del Parque de la Independencia la historia sería completamente distinta. Parecía que Newell’s se quedaba con la gloría en un principio dado que Scialle abrió el marcador, eran 3 goles de ventaja y Boca no le encontraba aparentemente la vuelta. Sin embargo, el partido se empezó a poner áspero y ambos equipos terminaron jugando con 8 jugadores por las expulsiones de Martino, Llop y Pautasso por el lado del Rojinegro y Hrabina, Hoyos e Higuaín del lado de Boca. Y para colmo de males empezaron a llegar los goles de Boca: Alfredo Graciani y Gustavo Torres, ambos por dos, sellaron el 4 a 1 que le dio a Boca el pase a la Libertadores que se empezaría a jugar en unos días.

Imaginense la alegría de Scalise que no solamente regresaba a su casa en unos días, sino que también le quitaba a su eterno rival la posibilidad de jugar por segunda vez la máxima competencia continental. ¿Y cómo exteriorizó esa alegría? Simplemente, dando la vuelta olímpica con la camiseta de Central (la que tuvo debajo de la de Boca durante todo el encuentro) ante la mirada incrédula de la parcialidad leprosa… SIN LUGAR A DUDAS, UNA CANAYADA.

Claudio Scalise celebrando la Liguilla 1986

Anuncios

Tapa de El Gráfico por el campeonato logrado

HASTA 1990 los campeonatos de Primera División venían realizándose en una rueda larga de ida y vuelta de 38 partidos en los que el mejor se llevaba el título de campeón.

Para la temporada 1990/91 la AFA decidió cambiar las reglas (como ya lo había hecho en otras ocasiones) y se decidió que se jugaría en dos tantas, el ganador de los partidos de ida lograría una de las plazas para la final y el ganador de los partidos de vuelta sería el otro finalista. A estas dos rondas se le dieron el nombre de Torneo Apertura 1990/91 y Torneo Clausura 1990/91 (que no deben confundirse con los torneos cortos actuales pese a la similitud del nombre).

La primera ronda de 18 partidos (el Apertura de fin de año) tuvo como clasificado para la final por el campeonato que se jugaría a mediados de 1991 a Newell’s Old Boys.

La segunda ronda de 18 partidos (el Clausura de comienzo de año) coronó a Boca Juniors.

Primer equipo de Newell's Old Boys (1990)

Las finales, primero en Rosario y luego en la Bombonera, dictaron que el Campeón del Torneo 1990/91 fuese Newell’s, en un feriado nacional: un 9 de julio de 1991.

Hoy día, algunos todavía argumentan que el Apertura de ese campeonato debe contarse como un campeonato aparte. Sin embargo, desde la AFA nunca fue considerado como dos campeonatos independientes, sino como dos ruedas del mismo torneo.

Si bien este dato por sí solo debería bastar, otro detalle que apoya este hecho es que:

Primer equipo de Boca Juniors (1991)

Boca venía de una sequía de 10 años sin títulos locales (desde el Metro del 81 con Maradona y Brindisi) y que no fue sino hasta el Apertura 1992 (con los goles de Manteca Martínez) que Boca pudo cortar esta racha. Es más, jugadores como Batistuta o Latorre (recordado tándem del equipo boquense que logró el pase a la final 90/91) no se cuentan en su palmarés ningún título en ese año.

Este fue el único campeonato que se jugó con este formato y, a partir de ahí, la AFA modificó la estructura de los campeonatos nuevamente. Desde entonces, y por lo menos hasta nuestros días, en una temporada habría dos campeones (Apertura y Clausura) y se marcaría el adios a los campeonatos largos.

Primer equipo de Boca Juniors (1940)

EL TORNEO DE PRIMERA DIVISIÓN del año 1940 fue uno de esos plagado de suspicacias y casos raros.

Delfín Benítez Cáceres

Para los libros, y para la historia minimalista en la que vivimos, lo que posiblemente figuren sean el campeón y el goleador del mismo: Boca Juniors con 55 puntos fue el campeón (24 victorias, 7 empates y 3 derrotas; 85 goles a favor y 36 en contra) y Delfín Benítez Cáceres de Racing e Isidro Lángara de San Lorenzo fueron los goleadores con 33 goles (Arsenio Erico el goleador histórico del fútbol argentino de Independiente terminó 4° con 29 goles).

Isidro Langara

Pero esos no son los datos curiosos que convertirían a ese campeonato en, al menos, “curioso”…

Y el primero de los “detalles” tuvo con ver con el ascendido, uno de los equipos que jugaba su primer campeonato a nivel profesional, pese a haber sido uno de los equipos que jugó en los torneos amateurs de la AFA: el Club Atlético Banfield. Su llegada a la Primera División estuvo signada por un soborno comprobado a dos jugadores del club Barracas Central. Lo raro fue que la Asociación del Fútbol Argentino de manera insólita convalidó el ascenso, pero lo que decidió a modo de castigo es darle por perdidos los cinco primeros partidos que debía disputar (Newell’s Old Boys,  Vélez Sarsfield, Huracán, Boca Juniors y Lanús se llevaron los puntos sin siquiera jugar esos matches). Su debut, en la sexta fecha, fue contra Atlanta (los Bohemios habían comenzado bien ese torneo, aunque después caerían a los últimos puestos de la tabla, y serían actores fundamentales de otro acontecimiento interesante protagonizado en la última fecha del que hablaremos en otro de los párrafos) fue con un sólido triunfo, por 7 a 3, que de a poco iría lavando la mancha del reprochable ascenso logrado.

Otro que sufrió una suspensión, aunque sólo por una fecha, fue Ferro Carril Oeste, al que la AFA le dio por perdido su partido contra Vélez sin jugarlo (pese a esos dos puntos “de oro” otorgados, los del Fortín también serían protagonistas de la última fecha y un final “bizarro”).

Siguieron las suspicacias y ambas estuvieron relacionadas con los equipos que descenderían ese año (en esa temporada serían 2 los equipos relegados a la B). El primero de los descensos, no se dio en la cancha, sino en los escritorios de la AFA. Y tuvo que ver con otro sobornoChacarita Juniors, que se hallaba muy comprometido en los últimos lugares de las posiciones, debía enfrentar a Newell’s Old Boys de visitante. Los dirigentes del Funebrero, habían acordado una “cita” con el arquero leproso, para arreglar “detalles” en un bar de Arroyo Seco, ciudad aledaña a Rosario. Sin embargo, el portero, Ramaciotti alertó a la policia sobre el ilícito y tras agarrar a los de Chacarita con “las manos en la masa”, la AFA tomó rápidamente cartas en el asunto y se le dieron por perdidos los últimos 6 partidos (Boca Juniors, Lanús, Atlanta, Independiente, Gimnasia y Esgrima y Rosario Central) y con esto quedo condenado a jugar en la B.

Por último, Vélez llega a la última fecha con la mínima ventaja sobre Atlanta, peleando por el segundo descenso. El equipo de la V azulada, dependía de sí mismo, y quizás los partidos antes mencionados (Atlanta vs. Banfield y Vélez vs. Ferro) hayan jugado un papel importante para que se llegara con esta luz de ventaja.

José Battagliero

Los de Liniers enfrentaban a San Lorenzo y los Bohemios al Independiente que ya había salido subcampeón, y que contaba con cracks de la talla de Arsenio Erico, Antonio Sastre y Vicente de la Mata. ¿Trámite para el Rojo? Nada que ver, dado que al término de la primera etapa Atlanta se imponía por 6 a 0. Y con esto había igualdad de puntos porque Fortineros y Santos no se sacaban ventaja. En la segunda etapa, Independiente mostró una reacción notable con la conversión de 4 goles en 20 minutos. Sin embargo, Vélez no supo mantener el resultado y cayó derrotado por 2 a 0. Con esto, Atlanta mantuvo la categoria, mientras que Vélez Sarsfield tuvo que jugar en la segunda categoria del fútbol argentino.

¿Quedaban lugar para más suspicacias?

No se supo de ningún “arreglo” concreto para que Independiente se dejara ganar en la última fecha, y de esta manera posibilitar la permanencia de Atlanta. Sin embargo, más que “curioso” es el hecho que José Battagliero, zaguero del Bohemio, pasó sin costo a la institución de Avellaneda al finalizar ese torneo. NUNCA NADIE LO SABRÁ, AL MENOS NO LO CONFESARÁN ABIERTAMENTE.

_____

De yapa: En el vídeo se puede ver uno de los goles del enfrentamiento entre Boca e Independiente por la fecha 32. En el que Boca, ya campeón, se enfrentaba al segundo, Independiente el 8 de diciembre de 1940. El partido finalizó 5 a 2 a favor de Boca y con este resultado pudo demostrar porque era el justo campeón en medio un torneo de tantos hechos extraños.

Primer equipo de Rosario Central (1953)

MUY POCAS VECES surgen esos ídolos de la parcialidad que se convierten en tan propios y que no necesitan de más credenciales que las de sus nombres de pila.

Uno de estos es sin lugar a dudas Don Ángel a secas o El Viejo (como también se lo conoce cariñosamente).

Don Ángel Tulio Zof

Ángel Tulio Zof nació en Rosario el 8 de julio de 1928. Y ya como jugador empezó su carrera en el club de sus amores, Rosario Central, en 1945. Jugaba de half izquierdo, aunque también lo hacía por interior derecho del ataque o en el mediocampo. Aunque no era un negado con la pelota se recuerda también su temple aguerrido para luchar cada balón. Su debut en la Primera de Central fue el 12 de octubre de 1950, entró reemplazando al Colorado Fogel nada menos que ante el clásico rival auriazul, Newell’s Old Boys. El encuentro términaría igualado 1 a 1 y Angelito se iría consolidando en la primera canaya en la que jugó 56 partidos hasta que en 1956 fue tranferido a Huracán.

En la foto de arriba (el equipo de primera de Rosario Central de 1953) se lo puede observar como el primer jugador desde la izquierda de los que están parados.

Primer equipo de Rosario Central (1953)

Luego de su paso por el Globo siguió su carrera en Quilmes y posteriormente probaría suerte en el exterior jugando en los clubes mexicanos Atlético Celaya y Morelia, para luego seguir en el Toronto F.C. de Canadá y en los clubes estadounidenses Ukrainian National de Filadelfia (en donde se dio el gusto de jugar el primer partido televisado de los Estados Unidos) y el Hacoaj de Nueva York.

A su regresó al país, y ya habiendo colgado los botines, se puso a trabajar para el Ferrocarril como ajustador mecánico.

Su debut como técnico fue en el banco de Independiente de Bigand, al cual lo saco campeón de la Copa de Oro de la provincia de Santa Fe derrotando en la final a Unión que contaba con jugadores que participaban en la Primera B de la AFA. Por esta gran campaña, logró llegar al banco de Newell’s Old Boys, en primer lugar entre 1965 y 1967 y luego en 1969. Su primer partido en Primera División, justamente en el banco de la Lepra, fue el 13 de junio de 1965, cuando igualó con Platense 1 a 1.

Sin embargo, y aunque también le tocó dirigir en sus más de 40 años como técnico a Los Andes, Atlanta, Atlético Ledesma de Jujuy, Platense y San Martín de Tucumán, sin lugar a dudas por lo que más se lo recuerda es por su participación como director técnico de su querido Rosario Central, al que dirigió en 9 etapas diferentes.

PRIMERA ETAPA (1970-1971)

Primer equipo de Rosario Central (1970)

Su debut como DT de Central se produjo luego de la renuncia de Enrique Omar Sívori y fue el 21 de junio de 1970; cuando por la décima sexta fecha del Metropolitano de ese año Central le ganó a Huracán en Rosario 2 a 1 con 2 goles del Chango Gramajo (1 de los cuales fue desde el punto del penal).

Luego de 42 partidos; de los cuales ganó 19, empató 13 y perdió 10 le dejó su lugar a Carlos Timoteo Griguol. Su último partido en esta etapa fue el 9 de mayo de 1971 cuando Central igualó en Rosario frente a Vélez Sarsfield 2 a 2 (Alberto Gómez los 2 goles canallas) en la fecha 15ª del Metropolitano de 1971.

En su primer desafío con Rosario Central, logró el primer subcampeonato para un equipo del interior del país en el Nacional de 1970. Además por primera vez un equipo del interior lograba la clasificación a la Copa Libertadores.

SEGUNDA ETAPA (1972-1973)

En su segunda etapa reemplazó a Ángel Amadeo Labruna luego de que éste ganara el Campeonato Nacional de 1971. Su primer encuentro fue el 18 de junio de 1972 cuando por la vigésima fecha del metropolitano de ese año; Central igualó en su cancha contra Racing de Avellaneda 1 a 1 gol conquistado por Carlos Daniel Aimar.

Luego de caer derrotado frente al Huracán de Cesar Luis Menotti en Rosario por 5 goles a 0, el 6 de mayo de 1973 por la fecha 11ª del metropolitano fue reemplazado nuevamente por Carlos Timoteo Griguol. En esta etapa Don Angel dirigió a Central 39 encuentros; de los cuales ganó 17, empató 11 y también perdió 11.

Don Ángel Tulio Zof

TERCERA ETAPA (1979)

En el tercer regreso a su “segunda casa” sustituyó a Carlos Griguol y tuvo un debut inmejorable; ya que la “Sinfónica” de Don Angel goleó en Arroyito a Chacarita Juniors 6 a 0 con 3 goles de Guillermo Trama, Giuliano, Gaitán y Rubén Diaz.

Su último cotejo en esta etapa fue el 16 de diciembre de 1979 cuando Central quedó eliminado en las semifinales del Nacional de ese año al perder frente a River Plate en el Gigante de Arroyito 3 a 1. Félix Lorenzo Orte conquistó el gol de Central. En esta etapa Zof dirigió 37 partidos; ganó 18, empató 11 y perdió solamente 8. Fue reemplazado por Roberto Marcos Saporiti.

CUARTA ETAPA (1980-1982)

Primer equipo de Rosario Central (1980)

Su cuarto regreso a Rosario Central marcó su primer título con los canayas; al ganar el Campeonato Nacional de 1980 frente al Racing de Córdoba de Alfio Basile. En esta etapa ocupó el lugar que dejó vacante Roberto Marcos Saporiti; y su primer cotejo fue el 1º de junio de 1980 cuando Central igualó en Rosario versus Quilmes 0 a 0 por la vigésima fecha del Metropolitano de 1980.

Don Ángel con la "Sinfónica" (1980)

Después de 134 partidos; 50 triunfos, 45 empates y 39 derrotas fue reemplazado interinamente por José Aurelio Pascuttini y Ricardo Palma; y luego definitivamente por Vicente Cayetano Rodríguez. Su último partido en esta etapa fue el 8 de Enero de 1983; fecha 34ª del Metropolitano de 1982, Central perdió en Córdoba frente a Talleres 3 a 1 (Darío Campagna el gol de Central).

QUINTA ETAPA (1986-1990)

Primer equipo de Rosario Central (1986/1987)

En su quinta etapa como entrenador de Rosario Central, tomó el lugar que dejó Jorge Pedro Marchetta luego de obtener el ascenso a primera división en el año 1985. Su primer partido fue el 13 de Julio de 1986; primera fecha del Campeonato 1986/87 Central empató en Buenos Aires frente a San Lorenzo 1 a 1 gol conquistado por Adelqui Mario Cornaglia.

Su último cotejo en esta etapa fue el 23 de diciembre de 1990; última fecha del Apertura 1990/91 Central perdió con Ferro Carril Oeste en el gigante de Arroyito 1 a 0. Fue reemplazado por Carlos Daniel Aimar.

En esta etapa (la de mayor cantidad de partidos en Central); dirigió 173 encuentros; ganó 63, empató 67, perdió 41 y la AFA le dio por perdido a ambos equipos dos partidos contra Newell’s.

Su mayor logro fue la obtención del Campeonato 1986/87; hecho inédito en la historia del Fútbol Argentino; ya que Rosario Central se convirtió en el primer equipo en volver de la segunda categoría y al año siguiente salir campeón de la categoría máxima de nuestro fútbol.

SEXTA ETAPA (1991)

En su sexta etapa sustituyó a Carlos Daniel Aimar y su primer partido fue el 21 de abril de 1991 cuando Central con goles de Carlos David Nazareno Bisconti y Miguel Angel Gambier derrotó en Rosario a San Lorenzo 2 a 1 por la novena fecha del Clausura 1990/91.

Su último cotejo de esta etapa fue en Corrientes el 22 de diciembre de 1991; cuando Central perdió frente a Deportivo Mandiyú 3 a 1 (Adrián Mahía el gol de Central) por la última fecha del Apertura 1991. En esta etapa dirigió 30 partidos; ganó 8, empató 14 y perdió 8 y fue reemplazado por Eduardo Solari.

SÉPTIMA ETAPA (1995-1997)

Primer equipo de Rosario Central (1995)

En esta etapa como DT de Central (la séptima); reemplazó a Jorge Pedro Marchetta aunque Central fue dirigido por Enrique Nene Fernandez las últimas 2 fechas del Clausura 1995. Su primer partido fue el 13 de agosto de 1995; segunda fecha del Apertura 1995 frente a Vélez en Liniers y Central perdió 1 a 0.

El 19 de diciembre de 1995 se consagró campeón de la Copa Conmebol en una histórica final frente a Atlético Mineiro de Brasil y obtuvo el primer título sudamericano para un equipo del interior del país. Su último encuentro como D.T. de Central fue el 2 de junio de 1997 cuando el Canaya derrotó a Banfield en el Gigante de Arroyito 2 a 0 goles de Daniel Kesman y Darío Scotto por la fecha nro. 15 del Clausura 96/97. En esta última etapa dirigió a Central en 69 partidos de los cuales ganó 24, empató 25 y perdió 20.

Don Ángel Tulio Zof

OCTAVA ETAPA (2004-2005)

Ya retirado del fútbol profesional y trabajando en las divisiones inferiores y como director general del fútbol de Rosario Central desde la asunción de Pablo Scarabino al frente de la presidencia de Central, Zof tuvo que volver a hacerse cargo del equipo en agosto del año pasado luego de siete años debido a la crisis futbolística por la cual atravesaba el equipo tras el alejamiento de Víctor Púa.

Con Ariel Cuffaro Russo le pusieron el pecho a las balas y Central lograron cosechar 30 puntos en el Apertura 2004 y 31 en el Clausura 2005 logrando clasificar a los canallas a la Copa Sudamericana 2005 y a la Copa Libertadores 2006.

NOVENA ETAPA (2006)

Ariel Cuffaro Russo se había hecho cargo del equipo durante el Apertura 2005. Pero luego de eliminar a Newell’s de la Sudamericana el equipo entró en una debacle en el torneo local y tuvo que renunciar en la 15ª fecha. Allí tomó nuevamente la posta Don Ángel quien se hizo cargo de las últimas cuatro fechas del Apertura 2005, los dos primeros partidos de la Libertadores 2006 y las primeras siete fechas del Clausura 2006. Hasta que una noche en un empate 1 a 1 ante Argentinos Juniors en Arroyito plagado de incidentes decidió dar un paso al costado.

En total entre todos los clubes que ha dirigido cuenta con un historial de 909 partidos en su haber (607 con Central, 97 con Newell’s, 72 con Los Andes, 49 con Atlético Ledesma, 34 con Platense, 28 con Atlanta y 22 con San Martín de Tucumán). Dirigió 37 campeonatos; de los 909 encuentros dirigidos, ganó 330, empató 312 y perdió 267. Por torneos de AFA llegó a dirigir 875 encuentros y además con Central a nivel internacional otros 36 cotejos repartidos en 7 torneos internacionales: 3 Libertadores (1971, 1981 y 1987), 2 Conmebol (1995 y 1996), y las copas de Oro y Master de Campeones de la Conmebol (ambas jugadas en 1996).

En los clásicos, desde el banco de Central dirigió en 37 oportunidades. Rosario Central ganó 13 partidos, empató 13 y perdió solamente en 9 ocasiones (sin contar los descontados por la AFA).

CIUDADANO ILUSTRE

Finalmente, y tras una gloriosa carrera, el 21 de abril de 2005 se le otorgó la distinción de “Ciudadano Ilustre” ante un Consejo Municipal de Rosario colmado. Además de los presentes, los numerosos hinchas de Central que no pudieron estar en la ceremonia, siguieron desde la calle las alternativas de la denominación de Zof, a través de una pantalla gigante.

El entrenador pronunció un sencillo discurso, concordante con su personalidad, que debió interrumpir en dos oportunidades cuando su voz se quebró por la emoción, que lo puso al borde de las lágrimas.

Don Ángel recibiendo la distinción de Ciudadano Ilustre

Por nuestra parte, los canayas de ley, estaremos siempre agradecidos por todo lo que Don Ángel nos dio, y para los nuestros simplemente será… EL ÁNGEL CANAYA.

La "Palomita" de Poy

LOS LIBROS cuentan que el Campeonato Nacional de 1971 se dividio en 2 grupos. Los 2 primeros de cada grupo clasificarian a las semifinales.

En uno de los grupos Independiente con 24 puntos y Newell’s Old Boys con 23 clasificaron a las semifinales (relegando a Belgrano y a River ambos con 21). En el otro Rosario Central encabezó las posiciones con 21 puntos seguido por San Lorenzo con 20 (Boca tambien tuvo 20 pero quedo relegado por diferencia de goles).

El 18 de diciembre de 1971, Independiente y San Lorenzo jugaron la primera de las semifinales en el estadio de River Plate. El juego terminó igualado 2 a 2 (Semenewicz y Maglioni marcaron para el rojo y Ayala y Fischer para los cuervos). En la definición por penales San Lorenzo se impuso por 7 a 6 (en la que fue la primera definición por penales del fútbol argentino).

Al día siguiente, también en el Monumental, tuvo lugar la otra semifinal entre Rosario Central y Newell’s Old Boys. Los equipos rosarinos buscaban por primera vez un título para el interior del país dado que hasta entonces Buenos Aires había tenido el monopolio de los mismos.

Promediando el segundo tiempo y estando el encuentro igualado sin goles aparecio Aldo Pedro Poy conectando de palomita un centro desde la derecha del uruguayo Jorge José González para marcar el único gol del encuentro.

El resto es historia… 3 días después, el 22 de diciembre de 1971, el Canaya obtuvo el primer título profesional para un equipo del interior del país (después que en 1970 se le hubiera negado al terminar segundo de Boca) al vencer a San Lorenzo por 2 a 1 (el Chango Gramajo y el Pato Colman para Central dieron vuelta el marcador después que Scotta para San Lorenzo marcara la ventaja parcial).

Sin embargo, el encuentro que ha pasado al recuerdo popular no fue éste último ante los Santos de Boedo, sino aquel otro de la Palomita.

Una palomita que aún hoy sigue volando.

Para escuchar el audio del gol de la radio les dejo el siguiente link.

“Gigante de Arroyito”

HASTA EL AÑO 1927 Rosario Central, y antes de que se asentará definitivamente en los terrenos donde hoy se emplaza el Estadio Mundialista “Gigante de Arroyito”, usó diferentes campos de juego para la práctica del deporte.

Esta es una breve historia de las canchas auriazules desde los comienzos en terrenos de los ferrocarriles hasta el presente en lo que es el “Templo Auriazul”.

PRIMERAS CANCHAS: EN LOS FERROCARRILES Y PLAZA OLDENDORF

Los Sres. W. O. Lucas y T. G. Russell admiradores del “Central Argentine Railway Athletic Club” (como se lo conocía en sus comienzos a Rosario Central) consiguieron, dentro de los terrenos de la empresa (el F. C. Central Argentino), el espacio para instalar la primera cancha de en que se iniciaron las prácticas de fútbol al tiempo de la fundación del club en 1889.

Esta cancha estaba ubicada entre el Portón Nº 3 y Portón Nº 4, en las proximidades del Pasaje Celedonio Escalada (en ese entonces Pasaje de Las Cadenas).

Debido a que los la empresa ferroviaria solicitó la devolución de estos terrenos al necesitarlos, pocos años después de su fundación, en 1896, se construyó la que fue llamada Plaza Oldendorf y que estaba ubicada en la Avda. Alberdi y Jorge Harding, pero al lotearse esos terrenos, el club se vio nuevamente obligado a buscar un lugar donde poder desarrollar sus actividades deportivas, sin que estas contrariedades disminuyeran en lo más mínimo el entusiasmo de sus dirigentes y sostenedores.

LA QUINTA SANGUINETTI

“Quinta Sanguinetti”

Fue así como se llegó a la Quinta Sanguinetti en 1902. Era la famosa “cancha del cruce” o “la cancha de Talleres” (en honor al nombre del barrio, el cual coincidía con el nombre como se lo conocía popularmente al club en ese entonces), donde empezaron a surgir con carácteres propios grandes figuras de nuestro fútbol. Eso era al comienzo nada más que un descampado pues no se dejaban de noche ni tan siquiera los arcos ya que la experiencia les había hecho comprender que no faltaría vecino aprovechado que los empleara cómodamente como leña.

Poseían nada más que una casilla y cuando se hacía práctica de fútbol, previamente los entusiastas deportistas tenían el trabajo de colocar los arcos, que al final eran nuevamente desarmados.

Desfilaron por esa cancha grandes valores de Rosario Central y con esto se siguió reafirmando considerablemente su personalidad y prestigio. Tanta fue la popularidad que el equipo fue ganando que se debió construir una tribuna de 25 metros para dar cabida a los simpatizantes centralistas. En la quinta Sanguinetti se siguió hasta el año 1918, pero hubo posteriormente que cambiar de cancha nuevamente.

VUELTA A LOS FERROCARRILES

No se alejaron de la zona, y lo que hicieron fue volver a las inmediaciones del lugar inicial pues la cancha se instaló en 1919 en terrenos de la empresa del F. C. C. A., cerca de la Estación Castellanos, por Avda. Alberdi.

El estadio de Rosario Central permaneció en ese lugar hasta 1924. Pero el 1° de agosto de 1925, luego de una asamblea, se decidió romper finalmente con el vínculo que Rosario Central tenía con el Ferrocarril. De esta manera se producía la absoluta independencia de la entidad de la empresa ferroviaria donde se había iniciado y dejó los terrenos para dar los primeros pasos que habrían de conducirlo a la construcción de su actual estadio. El 28 de noviembre de 1925 la Municipalidad le concedió al club, por el término de 20 años, el terreno de la Avda. Génova y Juan B. Cordiviola en el que actualmente se emplaza el estadio canaya.

CERCA DEL PARQUE DE LA INDEPENDENCIA

Durante la construcción del nuevo estadio, Rosario Central salió por un breve tiempo de su emplazamiento habitual en zona norte y se acercó al sur rosarino. En la cancha del Club A. Bolsa de Comercio, situado en Avda. Ovidio Lagos y E. Zeballos, actuó en los años 1925 y 1926.

GÉNOVA Y CORDIVIOLA

“Gigante de Arroyito”

Su paso por la cancha de la Bolsa no fue nada más que transitorio, pues el 1º de diciembre de 1927 comenzó a jugar en el actual estadio emplazado a la orilla del río Paraná con tribunas que ofrecían comodidad para 7.000 espectadores.

La primera actuación oficial en ese campo de juego tuvó un grato recuerdo: ese día el primer equipo de Rosario Central se impuso a su tradicional adversario, Newell’s Old Boys, por 4 tantos contra 2.

“Gigante de Arroyito”

Para el año 1928 se comenzó con una ampliación del estadio que contaría con una construcción completamente de hormigón armado para 35.000 espectadores (solamente el estadio de Independiente contaba con una instalación similar en toda Sudamérica en ese entonces) y plateas con butacas pullman únicas en Rosario en su época.

Finalmente, el 27 de octubre de 1929 se inauguraron estas nuevas obras con en un encuentro amistoso ante Peñarol de Montevideo, finalizado en empate.

Hacia 1946, al aproximarse la fecha de vencimiento de la concesión, el presidente club (Roberto Monserrat) compró un terreno de 38.000 metros cuadrados ubicado en las calles Iriondo y Avenida Pellegrini con la intención de construir su estadio (se planeaba llamar al mismo “Estadio Monumental” en un comienzo). El terreno pertenecía al Ferrocarril y fue sometido a remate público.

En 1951 el club rosarino le entregó al municipio esos 38.000 m2 que había comprado entre las calles Iriondo y Pellegrini a cambio de los 35.000 m2 que ya utilizaba desde 1927 en Cordiviola y Avenida Génova y en donde ya tenía su estadio. La negociación fue exitosa y de esta manera, Rosario Central pudo hacerse de la propiedad definitiva de los mismos el 26 de junio de ese año.

MÁS REFORMAS EN EL ESTADIO PROPIO

“Gigante de Arroyito”

En 1955 se comenzaron los trabajos en la tribuna alta del estadio, con el dinero obtenido por la venta al Inter de Milán del goleador de ese campeonato, Oscar Massei (21 tantos).

Más obras se realizaron en los años subsiguientes. En 1957 se comienza la contrucción de la doble tribuna con visera que da a la calle Cordiviola, que reemplazaría a la por entonces tribuna oficial. La construcción estaba programada en tres etapas dejando las restantes para el año 1963 y 1968.

Para 1973 salieron a circulación chequeras del Banco Monserrat de Rosario para que tantos los socios como los simpatizantes que quisieran sustentar las obras lo pudieran hacer.

“Gigante de Arroyito”

En 1974Rosario Central y Newell’s Old Boys presentaron a sus respectivos estadios como potenciales sedes para la Copa Mundial de 1978 que se disputaría en Argentina. Y el 11 de octubre de ese año llegó el comité de la FIFA con João Havelange a la cabeza y luego de una exposición de ambos clubes en el Palacio Municipal se hizo una recorrida por los estadios y sus alrededores. Tras la aprobación de la AFA y de la FIFA, se decidió que el estadio de Rosario Central sería el elegido para representar a la ciudad de Rosario en la mayor fusta futbolística a nivel de selecciones nacionales.

“Gigante de Arroyito”

Había trabajo para hacer. Ya para el año 1975 el estadio ya contaba con las tribunas bajas y altas detrás de los arcos y las y las tribunas bajas y altas de Cordiviola y la que esta de espaldas al río.

En el año 1976 el ente autárquico mundial 78 (EAM 78) se hace cargo del resto de los detalles entre los que están la instalación del autotrol, las torres de iluminación, la sala de prensa, la finalización de la platea alta, y otros detalles que ascendían a un 15% de las obras con las que actualmente cuenta el  estadio ya que el 85% había sido construido en su totalidad por el club a lo largo de las décadas anteriores a que el mismo hiciera estos últimos retoques en la estructura de la cancha.

“Gigante de Arroyito”

Actualmente el “Gigante” está conformado por las dos populares que están detrás de los arcos, la que da a Regatas y la que da a Avda. Genova con una capacidad de 11.000 espectadores aproximadamente cada una, y las plateas que se encuentran a espaldas al río Paraná y a calle Cordiviola ubicadas al costado del campo de juego cuentan con capacidad de 20.000 personas cómodamente sentadas. En sumatoria, la capacidad actual del mismo es de 41.654 personas.

Los partidos la Copa del Mundo 1978 que se disputaron en el estadio canaya fueron seis. Por la primera ronda del Grupo 2, el 2 de junio se enfrentaron Túnez – México (3 a 1, concurrencia: 17.396); el 6 de junio: Polonia – Túnez (1 a 0, concurrencia: 9.624) y el 10 de junio: Polonia – México (3 a 1, concurrencia: 22.651). Por la segunda ronda se pudieron seguir desde el Estadio Mundialista de Arroyito los 3 partidos de la Selección Argentina: la victoria 2 a 0 frente a Polonia (14 de junio, concurrencia: 37.091), el empate sin goles ante Brasil (18 de junio, concurrencia: 37.326) y el recordado triunfo por 6 a 0 frente al seleccionado de Perú (21 de junio, concurrencia: 37.315) que clasificó a Argentina a jugar la final contra Holanda que finalmente obtendría.

“Gigante de Arroyito”

REFERENCIAS:

Blog de WordPress.com.
[ Vuelta arriba ]
A %d blogueros les gusta esto: